La Sentencia de Ana Julia Quezada

13/11/2019 admin

La Audiencia Provincial de Almería, condena a Ana Julia Quezada a la pena de  prisión permanente revisable, por un delito de asesinato con alevosía, con la circunstancia agravante de parentesco. ¿Y qué significa todo esto?

El código penal regula en su artículo 139 lo siguiente:

“ Será castigado con pena de prisión de quince a veinticinco años, como reo de asesinato, el que matare a otro concurriendo alguna de las siguientes circunstancias; 1ª. Con Alevosía. (…).”

¿Y qué significa alevosía?

Alevosía significa circunstancia de haberse asegurado quien comete un delito contra las personas de que no corre ningún riesgo que pudiera provenir de una reacción defensiva por parte de la persona atacada.

Concepto regulado en el art 22.1 del código penal, es decir, la alevosía consiste en la inexistencia de probabilidades de defensa por parte de la persona atacada.

Pero de ser estas todas las circunstancias, Ana Julia Quezada hubiera ingresado en prisión con una pena de entre quince a veinticinco años.

Para la imposición de la pena, el Jurado también ha tenido en cuenta lo regulado en el artículo 140 del código penal, que establece que:

el asesinato será castigado con pena de prisión permanente revisable entre otras circunstancias, cuando la víctima sea menor de dieciséis años.

¿Cuáles han sido las conclusiones de la pena a Ana Julia Quezada?

Las conclusiones mediante las cuales se fija y justifica la pena impuesta a Ana Julia Quezada, vienen ampliamente motivadas mediante la exposición de los fundamentos de derecho que contiene la sentencia.  

Estos se basan en los hechos probados, que son los resultados de la prueba practicada en la sala de vistas durante la celebración del juicio.

Pero para llegar a las conclusiones anteriores se han tenido en cuenta muchos otros factores, como por ejemplo: 

  • debe existir una conducta que implique privar del derecho a la vida a otra persona
    • de esta conducta debe derivar un resultado de muerte;
    • entre esta conducta y este resultado de muerte debe haber una relación directa de causalidad;
    • y debe haber una voluntad de matar.

Juicio Ana Julia Quezada

No es tan sencillo como parece poder determinar el ánimo de matar de una persona.

A los efectos de valorar la realidad y la existencia de voluntad de matar de una persona, debe tenerse en cuenta los factores siguientes:

  • Los antecedentes de hecho, es decir, en qué circunstancias previas se hallaban ambos sujetos
  • las relaciones entre autor y víctima
  • armas o medios utilizados para la obtención del resultado
  • zonas del cuerpo en las que se produjo la agresión, por ejemplo: si se clava un cuchillo sobre el brazo no son las mismas posibilidades de causar la muerte que si se clava sobre la cabeza;
  • las condiciones del lugar donde se producen los hechos o las circunstancias conexas, en el caso que nos ocupa se valoró el hecho de haber llevado a Gabriel a un lugar apartado, aprovechando el momento que el menor salía solo de su casa;
  • también hay que valorar las posibles causas o la motivación
  • y por último la entidad y gravedad de las heridas causadas.

A las penas indicadas se suman dos delitos de lesiones psíquicas respecto de los padres de Gabriel, así lo regula el artículo 147.1 del código penal:

“El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental, será castigado, como reo del delito de lesiones con la pena de prisión de (…).”

Este delito se impone por la actuación de Ana Julia Quezada durante los días posteriores a la desaparición del menor.

Ana Julia, a pesar de conocer la realidad de los hechos alienta a los padres a no perder la esperanza, insiste en que el niño va a aparecer. Además, causa el daño añadido de enterrar al menor en la misma finca familiar, incluso intentar cortare un brazo al ver que no cabía en la fosa cavada, todo ello causa  un daño  añadido al que ya de por si sufren los padres, y dichas acciones deben penalizarse.

Todo ello, se considera que se ha realizado con una intención clara de humillar y vejar a los padres del menor, vulnerando la dignidad de los padres y derivando de ello en otros dos delitos contra la integridad moral del artículo 173.1 del código penal.

Por ultimo, una breve referencia a la circunstancia agravante por parentesco.

El Tribunal Supremo justifica que se agrave la pena al considerar un plus de culpabilidad por llevar a cabo un hecho delictivo contra personas unidas por una relación de parentesco o efectividad, como es el caso de Ana Julia y el menor, ya que era el hijo de su actual pareja.

 

Estefania Schwamb Abogado Denia


Contacta con VSM Abogados

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo
en la mayor brevedad posible.